7 Consejos para la Organización, la Gestión del tiempo y la Productividad

¿Caos, estrés y presión?

¿Te suenan estos lugares, por desgracia,  demasiado comunes?

Estoy seguro de que todo el mundo conocemos estas sensaciones. Sensaciones que ya no es cuestión que nos afecta en la gestión de nuestro tiempo sino en la propia salud.

Por tanto será conveniente y necesario adoptar toda una serie de medidas adecuadas para tener estos condicionantes  bajo control. Como hacen los grandes deportistas cuando están compitiendo.

Para que no te dejes llevar y aproveches al máximo tu tiempo, en tu competición diaria puedes y debes utilizar varias técnicas y trucos en la gestión del tiempo.

A continuación vamos a validar 7 consejos que pueden aumentar tu productividad y mejorar tus habilidades organizativas.

 

  1. Establecer prioridades para ganar efectividad y hacer tu vida más fácil.

Paso importante, las prioridades,  en la gestión de tiempos es la lista de tareas pendientes, con su pertinente orden de trascendencia y ejecución. Es decir, es necesario una estrategia de gestión del tiempo.

Un buen plan de acción diario debes establecerlo ya la jornada anterior.

Plan que deberías revisas cada mañana actualizarlo  y, por supuesto, ponerse en práctica. Fíjate metas realistas para alcanzarlas hoy.

También debes planificar a qué hora se hace algo y cuándo es la fecha límite para esta tarea. Pero ten cuidado, no tomes demasiadas tareas, tal vez no todo se pueda hacer.

Por tanto, establecer prioridades te permitirá mantener el rumbo hacia tu destino e irá marcando los pasos que debes seguir hacia tu tarea de cada momento.

 

  1. Planificar el futuro para hacer que cada paso del presente sea productivo.

¿Tienes un calendario?

¿No?

Entonces debes hacerte con uno lo antes posible. Y si tienes un organizador personal, pero lo usas muy raramente, esta podría ser la razón de tu caos desorganizado.

Todos los proyectos en curso y las tareas que deben completarse deben introducirse en un calendario. Puedes planificar sus tareas y proyectos de principio a fin fijando plazos y períodos fijos para su trabajo.

Claro que surgirán imprevistos que hemos de abordar y solventar. Pero si tenemos planificada una ruta observarás como cada vez surgen menos imprevistos que te tiran por tierra toda la organización que tenías organizada.

 

  1. Una vida privada organizada te aportará orden en todas las actividades profesionales.

¿Tiene un escritorio desordenado y caótico o está tirado en su casa en montañas de ropa sucia?

Los estudios muestran que las personas con un hogar limpio y una vida organizada trabajan más productivamente en su trabajo.

De lo contrario el caos será el que controle tu existencia, en casa y fuera de ella.

Y para lograrlo es clave la planificación. Aprende a planificarte y ejecuta lo planificado, desde las acciones más básicas de nuestro día.

 

Así que date una sacudida y trata de organizar y estructurar mejor tu vida privada. Si te resulta difícil mantener el orden en la oficina, este artículo puede ayudarte.

 

  1. Una comunicación clara, nos aportará efectividad en el trabajo.

Ya sea que hables con tu jefe o con tus colegas de la oficina sobre asuntos importantes, incluso en tu vida privada con tu pareja o sus hijos, siempre es necesaria una comunicación clara y sin ambigüedades.

Por lo tanto, asegúrate de que la persona con la que está planeando proyectos conjuntos o discutiendo tareas entienda sus necesidades y que no surjan malentendidos para ninguna de las partes.

Desgraciadamente, estos proyectos se paralizan y se retrasan con demasiada frecuencia por culpa de una falta de claridad y nitidez en la comunicación.

Por tanto, ten en cuenta que una buena comunicación en el trabajo es muy importante para alcanzar las metas y objetivos laborales.

Es decir, la comunicación será efectiva si transmitimos nuestros mensajes con claridad para que el receptor de nuestro mensaje lo perciba claramente.

 

  1. Tómate un ‘kitkat’, un respiro en el transcurso del día.

¡No te olvides de tomarte un descanso!

No importa si tienes una agradable charla con tus colegas o si te deleitas con una taza de café  o tomas uno de estos famosos dulces que han popularizado uno de los eslóganes publicitarios  que todos relacionamos con un respiro.

Tu cerebro necesita un descanso .

Usa estos descansos para liberar tu cabeza de pensamientos agotadores. Esta es la única manera de encontrar energía y motivación para comenzar nuevas tareas, para terminar proyectos existentes o para continuar tu trabajo sin estrés.

También ten en cuenta que: ¡los posibles problemas se pueden resolver más fácilmente con la cabeza despejada!

 

  1. Asignar y transferir tareas a otros para ser más efectivo.

Este consejo no debes de tomar en el sentido de dejar todo el trabajo a otros ya en el último momento cuando no puedes más.

No  deberías intentar hacerlo todo por tu cuenta.

El hecho de que tú actualmente completes una tarea más rápido y mejor que los demás no significa que tenga que seguir así. Transmitir sus conocimientos y experiencia y formar a sus empleados para que puedan relevarte de las tareas rutinarias.

El tiempo y salud  que ganes de esta manera puede ser invertido en nuevas ideas y otros proyectos. Si quieres ser más productivo necesitas delegar.

 

  1. No posponga nada. ¿Quieres ser un procrastinador?

«Lo que puedes hacer hoy, no lo pospongas hasta mañana.»

!Tome esta cita como su máxima!

Por que las consecuencias de no adoptarla incidirán negativamente en nuestra eficacia y productividad personal.

Divida los proyectos grandes en tareas pequeñas y períodos cortos. No olvide recompensarse una vez que haya completado estas tareas y haya alcanzado sus objetivos.

Al final la postergación de las tareas lo que nos lleva es al caos y a la baja productividad.

En suma.

Aprender y mejorar cada día en nuestro camino hacia el dominio de la productividad.

La búsqueda de la organización y la productividad es un largo camino.

Calendarios, horarios y plan de ejecución sobre la mesa de tu despacho son sólo el principio. Lo principal es vencer al procrastinador que llevamos dentro.

Hazte las preguntas correctas y nunca olvide los objetivos esenciales. De esta manera tú puedes encontrar el equilibrio entre tu trabajo y tu vida privada. Acepta los nuevos desafíos abiertamente y no olvide estar orgulloso de los proyectos y tareas completados.

Al final obtendrás unos hábitos que serán inherentes en ti en cada actividad de tu vida, tanto personal como profesional que lograrán que sea más intensa y productiva tanto en el descanso y ámbito personal como en el profesional.